lunes, 7 de julio de 2008

SALUD CORPORAL Y ANÍMICA

Todos sabemos que desde el "sapiens-sapiens" la especie homínida recolectaba frutos, bayas, raices...en los bosques; cuando pienso en el placer que sentimos recolectando setas no puedo dejar de pensar en nuestros congéneres de hace miles de años.
Por otra parte pienso en lo positivo de combatir la vida sedentaria y optar por el ejercicio y la vida sana al aire libre.
Los antropólogos coinciden en que desde hace muchos miles de años nuestros cuerpos están diseñados genéticamente para la movilidad y la interacción social.

dscf0272

Nos viene bien recuperar los movimientos de todo tipo, perdidos por la vida moderna mecanizada.
La ocasión de salir a buscar setas, muchas veces por zonas de montaña con grandes desniveles, supone reactivar un principio de la salud general que llevamos dentro de nosotros. De sobra sabemos que después de unos 30 mi
nutos de caminar y movernos comenzamos a sentir un bienestar producido por unas hormonas que libera nuestro cerebro (endorfinas), lo que hace que aumente nuestro optimismo y satisfacción, disminuya nuestra grasa corporal regulando la tensión arterial hoy tan frecuente y remedia los estados depresivos. Mejor que quedarnos sentados frente a la tele comiendo comida preparada es salir al monte con unos amigos a disfrutar mientras caminamos.
Ya Sabino Berthelot en su libro, Primera Estancia en Tenerife, nos dice:
"Es preciso haber aspirado el perfume del bosque para conc
ebir lo que el espíritu experimenta, de intenso goce, en medio de esta atmósfera llena de vida. La paz del lugar, su grandioso aspecto, sus bellezas virginales llevan el pensamiento a la meditación. El hombre, inmerso en este ambiente, se identifica de alguna manera con el exuberante desarrollo de la vegetación: su corazón se dilata, el movimiento arterial se hace más fluido, los músculos cobran una energía, un aire puro y suave tonifica los sentidos y sosiega l
as pasiones. La suave temperatura, la serenidad del cielo, el murmullo de las aguas invaden la mente de ideas de paz y felicidad."

DSCF0501

El hecho de quedar con los amigos, preparar la ruta, las viandas, las prendas y utensilios, ya de antemano facilita la comunicación, la interacción social. No digamos con la vuelta a casa y con nuestras radiantes y frescas setas ( si la suerte nos acompañó), para prepararlas y disfrutar de estos manjares que la naturaleza nos regala. Los momentos posteriores son de unos recuerdos inolvidables comentando el día y las anécdotas, mostrando las fotos....etc.

2 comentarios:

Vanesa dijo...

Oye oye!! que buen trabajo, ahora si veo las fotos bien, como te explique...

Muy bien Luisa, estas haciendo un buen trabajo, ahora lo que hay que hacer es meternos en el mundo de la "micología internauta" para que puedas compartir tus experiencias con los demás...

besotes!!
Vanesa Sierra

dacil melgar dijo...

Acabo de utilizar el traductor con el inglés. Suena bastante bien para mi. Se entiende todo. Que chachi.